El Niño Normalizado

María Montessori creía que el propósito de la educación debería ser una ayuda para la vida. Debería ir más allá de la mera adquisición de conocimiento en varias áreas de cultura.

Ella creía profundamente que el niño tiene una naturaleza completamente diferente a la del adulto. Mientras que el adulto ha alcanzado la norma de las especies, el niño esta en constante estado de metamorfosis, creando por el mismo el hombre que va a ser. Y el ambiente en el cual evoluciona lo moldeará tanto como su herencia genética.

Mientras Sigmund Freud estaba haciendo investigaciones en las anormalidades de la conducta, las cuales tienen sus raíces en la temprana infancia. Montessori enfoca el problema de la psique del niño sugiriendo que el ambiente ideal fuera preparado para cada ser humano en vías de desarrollo, que las necesidades de cada etapa fueran estudiadas, y proveer alguna manera para enfrentar estas necesidades. Los primeros grupos de niños normales a quien Montessori tomo a su cargo para estudiar le dieron oportunidad de observar estas necesidades.

Necesidades de movimiento, lenguaje, independencia, amor y seguridad, disciplina y orden se encuentran en su ambiente desde que nace hasta la edad de tres años, y  llega a la clase Montessori a la edad apropiada de dos y medio a tres años, va a estar listo para el desarrollo expandido en la atmósfera preparada de la clase Montessori, aquí tendrá la oportunidad de desarrollo social, al vivir en una comunidad con niños mas grandes y mas pequeños. Tendrá el material y el equipo que necesita para clasificar sus impresiones, y las claves para aprender en matemáticas y lenguaje, tendrá la oportunidad de favorecer su desarrollo en independencia y el control de sus movimientos, tendrá la oportunidad de trabajar con materiales que lo conduzcan a precisión y concentración.

Artículos de interés