El medio ambiente Montessori

Al contrario de muchos filósofos educadores, la doctora Montessori desarrolló un método pedagógico para poner en práctica su filosofía. Su genio en este aspecto es una importante razón para la perdurable y extendida repercusión de su obra. Debemos tener presente, sin embargo, que ella quería que su método fuera considerado flexible y no fijo. Ella creía en las innovaciones en el salón de clase, y su enfoque educativo entero estaba animado por una experimentación constante basada en la observación del niño.

Hay dos componentes clave del método Montessori: el medio ambiente, incluyendo los materiales y ejercicios pedagógicos y las maestras que preparan ese medio ambiente. La doctora Montessori consideraba que su énfasis sobre el medio ambiente era un elemento fundamental en su método. Ella describió ese medio ambiente como un lugar nutritivo para el niño. Está diseñado para satisfacer sus necesidades de autoconstrucción,  para revelarnos su personalidad y sus patrones de crecimiento. Esto significa que no sólo debe contener lo que el niño necesite en un sentido positivo, sino que todos los obstáculos para su crecimiento también deben ser eliminados de él.

Aun cuando la doctora Montessori hacía este inusitado hincapié sobre el medio ambiente, es importante tener tres ideas presentes. En primer lugar, consideraba al medio ambiente como secundario a la propia vida.

“Puede modificar en el sentido de que ayuda u obstaculiza, pero no puede crear nunca…… Los orígenes del desarrollo, tanto en la especie como en el individuo, yacen adentro”.

El niño entonces no crece porque esté colocado por casualidad en un medio ambiente que lo nutre.

“Crece porque la vida potencial dentro de él se desarrolla, haciéndose visible”.

En segundo lugar, el medio ambiente debe ser preparado cuidadosamente para el niño, por un adulto inteligente y sensible. En tercer lugar, el adulto debe participar en la vida y el crecimiento del niño dentro del mismo.

“Esto significa que no es suficiente colocar al niño entre objetos que estén en proporción con su tamaño y fuerza; el adulto que quiera ayudarlo debe haber aprendido cómo hacerlo”  M. Montessori.

Hay seis componentes básicos en el medio ambiente del salón de clase Montessori. Se relacionan los conceptos de libertad, estructura y orden, realidad y naturaleza, belleza y atmósfera, los materiales Montessori y el desarrollo de la vida en comunidad.

La libertad es un elemento esencial en un medio ambiente Montessori, por dos razones: en primer lugar, solo en una atmósfera de libertad se nos podrá revelar el niño. Como el deber del educador es identificar el desarrollo infantil y contribuir a él, debe tener la oportunidad de observarlo en un medio ambiente tan libre y abierto como sea posible. Para que una nueva educación pueda “surgir del estudio del individuo, tal estudio debe ocuparse de la observación de los niños libres”. En segundo lugar, si el pequeño posee dentro de sí el patrón para su propio desarrollo, se debe permitir que esta guía interna dirija el crecimiento del niño.

Artículos de interés