El cambio

El cambio es algo que está siempre presente pero muchas veces lo olvidamos y nos queremos aferrar a la permanencia de las cosas, eventos, personas, incluso en nosotros mismos. Esto, usualmente nos hace sufrir porque todo cambia de un momento a otro y no lo podemos controlar.

Empecemos por preguntar ¿realmente el cambio está en todos lados? Fijémonos en la naturaleza. Cuando observamos el cielo, en un momento hay nubes, al otro sale el sol, por las noches se ven las estrellas. Cuando nos enfocamos en las flores y los árboles podemos notar como de una semilla comienzan a salir pequeñas hojas, tallo, la planta crece, salen colores o incluso frutos. Y después de ello, algunas partes comienzan a marchitarse, morir y algunas a nacer de nuevo. Cambian en todo momento. Así como en las plantas, el cambio se hace muy evidente también en los animales. Basta fijarnos en nuestras mascotas para notarlo.

Todo a nuestro alrededor cambia físicamente, y también las situaciones, emociones, amistades e incluso nosotros mismos cambiamos. ¿Por qué es importante estar muy conscientes de ésto? Cuando nos damos cuenta, podemos comprender la dinámica de la vida y nos ayuda a enfrentar todas las situaciones que se nos presentan con calma y mayor claridad. No nos aferramos a que las cosas y las personas permanezcan como queremos, aceptamos que el cambio es natural y disfrutamos cada momento, incluso aquellos dolorosos o que no nos gustan pues sabemos que cambiarán también.

Esta conciencia nos abre la posibilidad de mejorar en cualquier ámbito de nuestra vida y de disfrutar de cada momento con paz en nuestro corazón. En tu papel de mamá y papá, al ayudarle a tus hijos a comprender que el cambio está presente siempre y en todo, puedes ayudarles a superar situaciones difíciles y a motivarlos a ser mejores. Comprender la presencia del cambio nos ayuda a imaginar todo lo que queremos ser y crear en el futuro. Cuando quieras motivarlos, diles: “¿Te acuerdas cómo hacías esto al principio? Ve lo mucho que has mejorado, estás cambiando. Imagínate qué podrás alcanzar, hacer y ser mañana. Recuerda que todo cambia todo el tiempo, tú también, y lo puedes lograr.” Cuando estén tristes por algún suceso, puedes reflexionar con ellos acerca de que estas situaciones también pasarán y todo cambiará. Sólo hay que ser pacientes, observarlo y descubrir la calma que nos brinda aceptarlo.  

Artículos de interés