El análisis de la lectura y la interpretación

Montessori propone la experiencia como elemento primordial en el aprendizaje, con este enfoque los niños se entusiasman al ejecutar las actividades de lectura.

En Casa de los niños empieza la lectura desde el momento en que, compuesta una palabra con el alfabeto móvil, los niños la “releen”.

Aunque Montessori dice que esto no representa la “verdadera lectura de la palabra”, puesto que falta la interpretación, contribuye mucho a la lectura.

Cuando el niño fija su atención en la interpretación de los signos gráficos es posible introducirlo al análisis de los sonidos que componen la palabra; en una edad determinada el niño se interesa por tocar las letras, así experimenta un vivo interés en oír y pronunciar los sonidos de la palabra articulada.

Las lecturas interpretadas se hacen por medio de papelitos. El niño elige un papelito y ejecuta las acciones indicadas, después de haber leído mentalmente; pero no lo hacen con frialdad, sino con un cuidado que convierte en artística la expresión del sentimiento. Ellos “interpretan” la acción y la “estudian” a veces, ensayando y volviendo a ensayar, como para una representación dramática. La aptitud que para esto demuestran los niños es verdaderamente maravillosa. Estos niños, además, “estudian” las palabras en los ejercicios de gramática y conociendo de este modo mejor su significado, se les facilita interpretarlo.

Ejemplo: “Se cubrió los ojos con una mano y lloró”

Entonces surge el entusiasmo de los pequeños y muestran cuidado al ejecutar la acción, el vivo deseo de repetirla se manifiesta en  el brillo de los ojos y el semblante  animado. Todo nos indica que aquella era una lectura adecuada.

Artículos de interés