Independencia e iniciativa
Independencia e iniciativa

Frecuentemente nos asombra aquí en la escuela cuando a un niño se le pide escoger diferentes actividades o ejercicios, el niño hará una lista de las cosas que necesita hacer. De hecho una maestra estaría asombrada de que él ha escogido más sabiamente las cosas para sí mismo que las que ella hubiera escogido para él. Y por su propia iniciativa él se fijará  tareas con mucho más exceso que las que ella hubiera puesto. Nosotros hacemos el intento de guardar esta independencia e iniciativa al no interferir cuando él ha escogido su trabajo, a menos que no lo use en forma correcta o moleste a los demás. El material mismo genera independencia teniendo un control de error incluido, lo que libera al niño de la innecesaria ayuda del adulto. Después de que el trabajo ha sido presentado el niño puede trabajar solo. Está por lo tanto trabajando con su propia información, su propio progreso, sin depender de la aprobación de los que le rodean o para ser “el que agrada al maestro”.

Esta independencia e iniciativa puede ser promovida en casa si se le da tiempo al niño para completar el trabajo que ha elegido o las tareas que le han sido asignadas. Estas tareas no solo crearán independencia, sino también se aunarán a su seguridad haciéndolo sentir un ser funcional y valioso dentro de la familia.

No importa que tan joven es, él puede contribuir en algo para cuidar de la casa donde vive. Él puede regar las plantas, poner la mesa o limpiar el polvo de los muebles, colaborar en hacer la lista de compras, lustrar sus zapatos, etc.