Ejercicios de la vida diaria
Vida diaria

Los materiales Montessori están divididos en cuatro grandes categorías: los ejercicios de la vida cotidiana que involucran el cuidado físico de la persona y el medio ambiente, y los materiales sensoriales, académicos, culturales y artísticos.

Por lo general, el chico (a) es introducido primeramente a algunos de los ejercicios de la vida diaria. Esto se debe a que involucran tareas sencillas y precisas, que el niño pequeño ya ha observado que los adultos llevan a cabo en su ambiente hogareño y que por lo tanto él desea imitar. Este deseo de imitación es de naturaleza intelectual, porque se basa en la observación y el conocimiento previo del niño. Estos ejercicios deben tener sus raíces en el medio ambiente y la cultura inmediata del chico (a). Estos ejercicios están basados en los principios Montessori de belleza y simplicidad, aislamiento de la dificultad, progresión de lo sencillo a lo complejo, y preparación indirecta.

Aun cuando los ejercicios están orientados hacia el desarrollo de una capacidad, en el sentido de que involucran lavar una mesa o lustrarse los zapatos, su propósito no es dominar dichas tareas por sí mismas, sino más bien ayudar a la construcción interna de la disciplina, la organización, la independencia y el propio respeto a través de la concentración de la atención en un ciclo de actividad preciso y completo.