Creatividad e imaginación

La doctora Montessori reconoció la importancia de la razón y el orden como ingredientes del pensamiento inteligente o, en otras palabras, de la “inteligencia”. Ha dicho que en lo referente a la inteligencia se debe considerar la “suma de aquellos reflejos y actividades asociativas o reproductivas que permiten a la mente construirse a sí misma, poniéndose en relación con el ambiente”.  También creía  que la razón y el orden eran los constituyentes mismos que permitían al ser humano crear e imaginar. Recalcó cómo la capacidad de los humanos de crear algo que hasta el momento no existía, por ejemplo, un invento, se basaba inicialmente en “algo ordenado y exacto en su mente, y que ésto era lo que les permitía crear algo nuevo”. Entonces  la imaginación es otra función de la mente que se manifiesta por medio del pensamiento inteligente. Durante la edad de seis a doce años la imaginación es el “órgano del pensamiento” que prevalece en la mente del niño. Esto difiere de la mente absorbente del niño pequeño. El niño en edad elemental utiliza el poder de su imaginación para captar y comprender los elementos del universo. Su imaginación es la que permite concebir las realidades de su existencia. En consecuencia, la educación del niño en edad elemental debe permitir las necesidades expresivas de su imaginación, y usarla en beneficio del desarrollo del proceso del pensamiento.

Cuando los pensamientos son racionales, ordenados, lógicos y analíticos son  pensamientos inteligentes y permiten a la gente adquirir conocimiento y aplicarlo de manera deliberada constructiva, creativa y racional. Por consiguiente, para ayudar al individuo cuando esté emergiendo como el adulto del futuro, que tenga una  personalidad integrada, debemos proporcionarle un  medio por el que este desarrollo pueda refinarse y expresarse a través del pensamiento y el comportamiento inteligente. Estas son las áreas del pensamiento en las que un método de educación debería interesarse y es una parte de la visión de la doctora Montessori para el niño, y es lo que ofrece la educación en la escuela elemental Montessori.

Artículos de interés